jueves, agosto 28, 2008

Un hombre sin paraguas (Umbrella´s thief)



Era Doce de Agosto. Los calores anteriores a la fecha no hacían presagiar lo que acaecería.

Calzado con unas míseras "chanclas" del Decatlón, pantalones cortos y camiseta de hombreras con el logo "Playa de la Sardina", me dirijo a una gran superficie a un recado y varias compras. La camiseta en cuestión no tapa aquel horrible tatuaje de Carol Woytila comiéndose un bocata de chorizo frito. Me lo he de quitar o tapármelo con otro similar...

Es un día de calor en exceso, de cojones, diría... Su no fuera por el móvil de mi hermano, vengo yo aquí dentro de tres meses, pero me ha encargado recoger un áparato que él tiene encargado. Un teléfono que cuando te llaman sale el nombre del que te llama y todo. Total, que aquí estoy, con 80 grados a la sombra y más sed que Andrés Pajares de marathon...

Voy a la tienda, me dan el aparato y firmo como el Enano, mi "brother". Me despido. Me aplaca la sed, estoy seco como la mojama, mi sudor es parecido a las lonchas del "bacon" que degusté hace dos noches, tengo que regarme...

Veo cerca un Vip´s, no me molan mucho estos antros estilizados y monotemáticos, pero tienen cerveza, por lo menos hace unos años...

Entro. Hay gente esperando haciendo cola. El cartel de "Espere a que le asignen mesa" me jode en demasía, estoy pensando en colarme, tengo que comprar otras cosas, total, una cervecilla...

Quiero ser cívico y espero. Ya me toca. Un joven fornido me pregunta ¿para uno?, le contesto mirando hacia atrás sí, que vengo solo, aunque mi belleza le haga incurrir en un error de situación. Me acomoda y le pregunto por los aseos. Me hace señas hasta ellos.

Salgo de mear y al sentarme presencio la lluvia más fuerte que he visto en mi vida. Si me dijeran que están echando cubos desde la planta de arriba me lo creería, fuerte!! Llueve con ganas, sequía transformada en contenedores de toneladas dados la vuelta soltando el líquido elemento. Me aborda la camarera mientras miro como cae ahí fuera:

-¿Ha pensado?

-¿En qué?

-¿En lo que va a pedir?

-Cerveza grande, jarra si puede ser, y tortitas sin nata...

-¿Caramelo, chocolate, fresa...?

-Ketchup y mostaza, me gustan así, gracias...Joder cómo llueve...

-Dijo el del tiempo que hoy llovía, la gota fría esa que tienen ustedes...

Pues no me he enterado, vengo con un ropaje pa calarme hasta el páncreas. Espero que se disipe...

Me trinco jarra y tortitas y advierto que mucha gente no ha olvidado el paraguas hoy. Estaba calcado que llovía. Y yo vestido de turista de Benidorm... Una señora mayor con su marido y nieto no prestan atención al paraguas que tienen apoyado en el canto de sus asientos, uno de esos plegable.

Me arrastro por el pasillo como en las maniobras de la mili por tan ansiado utensilio y me cruzo con una empleada asiática que pone cara de sorpresa, le hago un gesto con el dedo índice llevándomelo a la boca y prosigo en la tarea... casi llego.. me amorro a la pared que me hace invisible a ellos, levanto la "gaita" y el brazo derecho a la vez e intento afanarles el paraguas.

Mi mano sube despacio, como cuando juegas con un bebé haciendo ver que tu mano es un ser con vida dando pasitos... La abuela se levanta y me mira con cara de mala hostia. Me ha colocado, sólo me queda una retirada a tiempo y lo que hago:

-...seguro que son suyos (cogiendo un euro de mi bolsillo izquierdo..)

-Seguro,- dice la anciana

-Llevan rodando desde que me he sentado...

-Gracias

Esas gracias, con esa mirada, me denotan que me ha calado, se ha hecho la tonta, pero si no me hago con un paraguas, el calado seré denuevo yo, llueve con más fuerza aún...

Desde el pasillo sin incorporarme diviso otro paraguas, este de los de punta. Está apoyado en el suelo y la butaca. Tengo que dejarme llevar...

Gateo de nuevo cual marine y llego hasta el asunto, levanto el geto y dos acaramelados jóvenes se regalan la saliva. Cojo el paraguas y gateo fuertemente hasta mi mesa, lo dejo en la sila de al lado y hago que me peino. Me hago el interesante y miro a ver si la parejita me ha colocado. No. Suerte la mía.

Pasa un empleado del Restaurant y le comento que me saque la cuenta, que pierdo mi vuelo, tengo la cuenta en mi mesa en veinte segundos, pago dejando algo de propina y me piro.

La ancianatocamelones se ha dado cuenta y se levanta , dirigiéndose al encargado del establecimiento. No sabe la asquerosa sexagenaria que yo corro igual con chanclas que con un traje de buzo. Salgo del local. La enseño mi dedo corazón hacia arriba mientras corro y me mojo por no saber abrir el paraguas...

Mi coche está dos parkings más alá de donde me hallo, abro el paraguas, que resulta ser de señora, y me dirijo al auto tranquilo, con los deberes hechos y con cosas por comprar...

Me cruzo con unos punkies en un soportal y se rien de mí por la estampa que presento...jajajaja!!! Yo también estoy contento, me falta un matasuegras para ir haciendo el idiota...

5 comentarios:

anselmo dijo...

genial historia, o histeria..aun no lo tengo decidido.
Vieja chivata....ya se encargará dios de ella

FBlack dijo...

estaba leyendo y pensando a la vez si me encontrara un dia contigo por la calle tendría que asegurarme de tenerlo todo bien guardado en mis bolsillos por si acaso...jejeje
Saludos!

elcolordelaspalabras dijo...

Buen mejunje compañero, siempre que te leo quedo satisfecho.

Y yo como buen samaritano he vuelto con más rabia indenciaria.

. El sociópata y el filtro de la belleza grotesca -
http://elcolordelaspalabras.blogr.es/stories .

faith dijo...

hay quién es previsor y hay quien sale de los apuros con el dedo corazón en alza, depende de cada uno, elección personal.

cuídate!

(!)

Nenita dijo...

jajajajjajaj, pero qué bueno eres agus, jajaja.

Vaya estampa, jajajja, si te vieras en mi imaginación corriendo con el paraguas de mujer, en pantalón y chanclas y al cara de la foto... jajjaja

Me encantó!

Besosssss