sábado, noviembre 28, 2009

Esclavo de tu voz.

-Tu voz..., me encanta. Su timbre singular y sensual... cuando me susurras al oido cuánto me amas. El roce de tus labios en mi cuello, ese cosquilleo que me entra. Joder!!! Me traslada al Paraíso.
-Dime que me quieres. Dedícame esas tiernas palabras que me diriges siempre, suavemente..., como sólo tú sabes hacer... Sueños sin fin, realidad o ficción?
-Habla, dime, ...siente, háblame, ...miénteme, dime que me quieres...
(Conversaciones con la Muerte, párrafo 4, página 7, tomo 3, Portal 15, escalera C, Barrio de la Concepción, Madrid.)
El Agus, más vivo que el color rojo.
Saludos a tod@s.