lunes, abril 16, 2007


Me cago en su puta madre pa encontrar un curro!!
Joder!! Estaba jodido antes y lo está ahora.
A mí, por ejemplo, me echaron de Correos por PAQUETE.
No es una cosa nueva, dadas mis disfunciones psico-motrices.
Pero fue de mala manera.Un nota que no te aguanta, y zas!! A la
puta calle. No dejo de cagarme en la cerda de su madre. A él
sólo le deseo que se le cierre el esfinter y le salga la mierda por la boca,
como estaba acostumbrado, pero físicamente.
Curré después en el IKEA (15 minutos), me
echaron por hacerme el SUECO.Tanta gente montando muebles y los
clientes desatendidos...
Probé fortuna en la Restauración, en el mundo vegetariano. El local
se llamaba Nabos, en Chueca, de ambiente, pero me fui, me molaba el tema
pero no vendía un PIMIENTO.
Seguí en la restauración, me puse un poco oriental y me colé en un chino.
No hubo forma de hacer nada, no había buen ROLLITO.
Cobré tres meses de paro y con ese dinero me fui a unas saunas danesas
a machacarmela pensando en los pocos jóvenes rubios fornidos que vi en la provincia,
mientras me laceraba la mente con los DVD de Verano Azul (traídos por mí)
en la habitación del hotel.
Tras la tortura, reventado visceralmente, recogí parte de la masa gris y regresé a Madrid.La zona motriz no funcionaba adecuadamente, exceso de ingentes escuchas a Loli Alvarez, el tío Dantes y los allegados a ese sub-mundo. Recuerdo entrar en trance cuando Toni Genil
me regaló un beso y, visto y no visto, le tenía rozando su lengua con mi región escrotal.
Antes de tomarme la pastilla, sigo.
A mi llegada a España, recalo en Móstoles, y pido trabajo en el AY-Untamiento.
Me remito al servicio de barrenderos, y por enchufe, consigo una plaza.
Me liquidan a los dos días por no barrer una MIERDA.
Cuando barría leí un letrero "Se necesita panadero".
Yo lo más parecido había sido tocarme la BARRA, pero acudí al llamamiento.
Entre a las 5:30 y salí a las 5:35. Había mucha miga....
Viví de mis padres un tiempo y me sedujo un
cartel que vi;" Se precisa ayudante de encuadernación
para libros de Poesía"
Me presente en el antro, cerrado y lúgubre, y me invitaron a entrar y a otras cosas.
Era un asunto de farlopa. No era Poesía, era CUENTO.
Denostando mi ano e ingiriendo nabos de pensionistas en una parte marginal
de Alcorcón, me va mejor, reciclo la sustancia en el suelo, previo
pago de 20 €. La Tercera Edad es muy viciosa...
Me va bien así, mi madre me llamó pa un curro en una peluquería
....seguro que no me cogen por los PELOS.



3 comentarios:

ANTÓNIMO dijo...

SANDIOS!!!!

rafael dijo...

esta mu divertido y que se yo que te puedo decir, esta el toño partiendose, bueno pues na te veo en el currelo bie

Julito dijo...

Buenísimo el post primo. Ya se te echaba de menos por aqui. Como sabes a mi me echaron tambien de la mina porque el jefe me tenía NEGRO el ioputa.