miércoles, junio 04, 2008

Y todo terminó...

(Leyendo a Martín,pensaba que me había jodido la historia que quería contar)
Hace tiempo que no hablamos. Fue una tontería. Tú por tu cabezonería, yo por no pasarte ninguna más. Siempre tenías que llevar razón, a lo que cedí sin que la llevaras sólo por salir el Domingo, único día que nos veíamos.
Mi móvil no me enseña tu nombre, nadie sabe de ti. Ya no se si vives aquí.
Pregunto en el Parque que nos veíamos y todo son respuestas confusas a preguntasque desearía fueran contestadas con respuestas exactas. Nada. La nada.
Le doy vueltas al "coco" buscando una justificación, cuando yo fui el que me eché todas tus neuras a la espalda, aguantando delante de los demás tus insultos, ofensas y golpes para nada merecidos por mis fallos.
Has elegido eso, no saber nada más de mí. Me duele, pero quiero que sepas que aquí no se acaba el mundo. Hay mucha gente del Parque que quiere seguir jugando conmigo a la PETANCA. Al menos ellos bajan todos los Domingos, no como tú que cada dos por tres nos dabas plantón por irte a la sierra o de comida familiar...
Ya no tocarás más mis bolas.
Dicho.
(No es una historia personal trasladada a ningún ámbito cualesquiera, es una paranoia que quería escribir porque creo que tengo fijación obsesiva por la petanca)
Id con Dios, malandrines.

6 comentarios:

anselmo dijo...

Por un momento tus delirios paranoides me habían preocupado y pensé que algún suceso real podía hacer que recayeras en el frenopático. La historia, genial como siempre.
Saludos cuerdos.

Jorge . elcolordelaspalabras dijo...

Sinceramente, has ganado un lector. Enhorabuena, y si. Es una caja de sorpresas.

Voy a linkarte sin duda.

Cuidese!

Julito dijo...

Yo fuí el otro dia al banco (no al del parque sino al otro) a hacerme un plan de pensiones.
Siempre me había dado pereza y cierto yu-yu hacer este trámite, pero cuando me enteré de que el contrato incluía un curso avanzado de petanca no me lo pensé dos veces.
El próximo lunes empiezo, y como siempre se me ha dao bien tocar las bolas, supongo que en breve seré un fiera en este deporte y podremos jugar juntos. Yo no te voy a dejar tirado primo.
Nos vemos en el esteticien.

Yo, la miss dijo...

Mi agüelo dedicó todos los veranos de mi niñez a prepararme conciencudamente para hacer de mí toda una campeona. Aprendí en la playa así que soy capaz de solventar cualquier obstáculo. Si necesitas una compañera de petanca, avísame que voy. Besos! nos vemos en la esteticien!

Anónimo dijo...

TU tio,te felicita por estos delirius.Observo que tu corazon asido lastimado ,animo sobrino no consientas que te quiten tu deporte preferido.YO AMO LA PETANCA.

martin dijo...

Finalmente entonces no le pisé la historia.

Ah, la petanca, juego de juventud...