miércoles, diciembre 10, 2008

Relatillos de madrugada ( 4 )

-
Lo primero, pediros disculpas por mi última entrada de blog. Quería hacer una entrada en pro de la religión en el Vaticano, y me ha salido un pestilente ataque a Rouko Barela. Os pido disculpas. Las merecéis.
(La entrada de hoy quizás sea larga, pero no hay desperdicio...)

Jacinta.
Jacinta fue ( imagino que todavía vive) una moza que conocí en mis años adolescentes. No recuerdo los apellidos, pero mi primo Julito se lo hubiera puesto rápido: Jacinta de Lomo Adobado. Pues eso, que conocí a Jacinta. Os pongo en situación.
-
Yo veraneaba en la Sierra de Madrid. Íbamos a discotecas con calcetines blancos, corrían otros tiempos. No era mi caso, vestía para la ocasión botas de militar y un ladrillo colgando del pantalón a modo de llavero. El garito/discotheque estaba a medio aforo. Bebíamos cerveza barata y vasos llenos de cubatas que deslizábamos a costrosos pijos alelados.
Ese día salimos a la pista a desplegar ese pseudo baile que nos hacía característicos en el local: una mezcla de los movimientos de las coristas de Georgie Damn, mezclado con aspavientos baturros y felaciones variadas. Nos dejábamos limpiar las zonas anal y genital con la lengua por el prójimo sin bajarnos el pantalón: pose barata de adolescente bravío.
Se nos unieron unas chicas, cuatro en concreto, que no participaban pero no dejaban de reírnos la gracia. Bailaban con nosotros pidiéndonos rollo como la hembra mandril le corteja al mandril macho. A lo mejor ese cortejo no era así, tampoco recuerdo si fume droga, es igual... al asunto.
-
Una de las chicas saludaba a otra que estaba sentada con su copa sola en los divanes del tugurio. La chica en cuestión era extraordinariamente bella. Estaba asida a su copa y no participaba en lo que imaginaba yo una orgía con desenfreno con las zagalas. Se me infló un poco el pene de bailar, me salí de la pista y miré a la amiga que estaba sentada. Ella me estaba mirando. Pegué un trago nervioso a mi copa robada y me giré a aplaudir un nuevo esperpento de mis colegas: Adolfo a hombros de Ginés totalmente desnudo.
-
Aproveché para acercarme a esta chica y comentarle porqué no se unía a la fiestuqui. La chica comenzó a llorar, llorar y llorar. Me quise levantar y la colega me agaró del brazo y me dijo que no me fuera.
-¿No te lo han dicho las hijaputas de mis amigas?
-No,.. no sé, ...¿el qué?
-Pues que soy tetrapléjica...
En ese momento pensé que las amigas eran erealmente unas golfas y también unas hijas de puta.
-Espera, que me levanto y las digo algo.
-No te vayas,-dice asiéndome fuerte del brazo, quédate aquí conmigo para darlas celos...
-Ok, a mí se me va el eje , hablamos si quieres.
-Ya-dice ella-, pero a ti no te gusta hablar con paralíticas, te he visto saltar en la pista y eres de los que le van las emociones fuertes, me equivoco?
-No te equivocas, pero no me importa perder algo de tiempo aquí contigo...
La chica se echa a llorar...
-Oye, oye,... ¿qué pasa?
-...¡¡Perder el tiempo!!!...
-Es una forma de hablar, -le digo-. ¿Cómo te llamas?
-....Jacinta, yo me llamo Jacinta, y tú?
-Yo me llamo Agus. Estoy aquí contigo. ¿Quieres que venga algún colega mío a disertar algo o a que te cuente un chiste? Yo he metido la pata hasta el fondo.
-No, -dice-. Quiero que te quedes tú.
--------------
Hablamos durante media hora contando nuestras vidas, cuando ella me echó mano al paquete. Yo seguí hablando sin darle importancia, pero ella ejercía movimientos con su mano que encajaban perfectamente en mi tranca, vamos, que me estaba haciendo una paja, coño.
-Yo me voy a levantar..., le dije
-Ya...
-Digo de cuerpo entero, ya sé que me estás haciendo una gayola .
-Yo me voy ya, se me hace tarde, ¿me acompañas a casa?
Miré a la pista y el panorama era deplorable. Sólo quedaba una chica del grupo bailando con el más feo de mi panda, bailando sin mirarse. La dije que sí.
------------
La llevé en brazos hasta el ropero, donde tenía la silla de ruedas. La senté y salimos del garito. Empuje la silla mientras ella me hablaba del hombre perfecto. Yo llevaba el pelo naranja, una sudadera con el mensaje "VACÍO" y unos pantalone de pana, además de lo de antes.... todo glamour.
A mitad de camino me dice que paremos en un parque a echarnos un cigarro. Nos sentamos en un banco, encendemos unos cigarros y ella me dice que me acerque. Me da un grandioso morreo y me emplaza a follar en el parque. Voy un poco caliente, borracho, desubicado y la digo que sí.
La digo que si la tumbo y me pongo yo encima y ella me contesta que es mejor encima de ese árbol, que la suba para agarrarse a una rama grande y yo la penetre en la gravedad. Al parecer en esa postura siente más el coito y es más fructífero para ella, al ser tetrapléjica.
Dicho y hecho. La subo a la rama, se agarra fuertemente y la embisto. Pinchamos, la bajo del árbol y la siento en su silla.
-¿Está lejos tu casa?-le digo.
-Aquí, al lado. Me acercas, no?
--------------
Llego a la entrada de su casa, un chalet a capricho, la digo que no quiero subir, pero ella se pone tonta en que suba.
Llama y abre la madre, todo dulzura, la señora me emplaza a subir y tomarme algo con el padre, me lo pide cinco veces, digo que no a las primeras cuatro.
Me sacan un tercio muy frío de cerveza y llega el padre, se presenta.
-¿Eres amigo de mi hija? No te conocía...
-Soy del equipo de natación, sí,.... amigos
-Pues creo que eres una gran persona,-dice
-No, lo justo, -digo.
-No te quites méritos, eres una gran y bella persona. Creo que es así.Has traído a mi hija a casa, eso no lo hace todo el mundo.
-Bueno, están sus amigas, no....?
-Ya, pero más de una noche he tenido que ir yo personalmente a bajarla del árbol, TÚ ME ENTIENDES?...
-...Cristalino...

8 comentarios:

Menda dijo...

Jajjajajajajajjajajajaj, qué bueno!!!!!!!! Lo que no me cuadra es lo del equipo de natación,oiga.
(de los calcetines blanco, mejor no comento nada)

Julito dijo...

Lo que está claro es que la tal Jacinta, en caso de tener apellidos, de ninguna manera podría llamarse "JACINTA VIRGEN DENOVENTA".

Al menos, parece que no estuvo mal el polvete no?

Nabrazo figura

yo,lamiss dijo...

A mi lo que no me cuadra es que os sentarais en un banco. ¡Ella ya estaba sentada! jaaja
Gran historia de veraneo. A mi una vez un pueblerino de la sierra de Madrid, que no era paralítico, se me acercó a ligar y como no hacía más que darle largas me dijo "¡Que tengo vacas!". Prefiero tu historia.

el agus dijo...

Gracias a los tres. Reconozco que hay alguna incongruencia que se debe a no plasmar primero un boceto de la historia y, sobre todo, a no releerla una vez terminada. La falta de tiempo hace que surja la idea en ese día y por la noche la adorne a medida que la voy escribiendo.
De todas formas, como yo amortajo cadáveres, la prosa (¿?) es para mí sólo un divertimento.
Saludillos para los tres con este pequeño muñoncillo que tengo en el brazo izquierdo.
El Agus

L. de Lourdes dijo...

"De lo guarra que soy asusto", me dijo un día una compañera en clase de ingles, juré que nunca me pasaría lo mismo, pero chico, eso de la rama me pone tanto que por úna vez en mi vida quiero ser muy cerda... la mas cerda.

yaves dijo...

menudas historias que se te ocurren ajjaja, lo del arbol ha sido muy bueno

bessetes

Esteban dijo...

Hay que reconocer que imaginación no te falta amigo mío.... Buena historia.

Joder, si hasta me he creido que iba en serio....

Un abrazo,

Esteban

el agus dijo...

Gracias a vosotros/as tres también, L. de Lourdes ( ¿quién carajo eres?), Yaves y Esteban. Me gusta ver que la masa gris que voy perdiendo os reconforta y os agrada. Os emplazo a nuevas historias onanísticas y burradas varias.
Saludos
El agus