jueves, marzo 26, 2009

El fino hilo que une el amor maternal

Un día tuve que emigrar. La falta de liquidez y alimentos hizo que cruzara el charco. Mis hijas y mi madre eran las damnificadas. Lo hice por su bienestar, por verles vivir sanos.
La idea primera era trabajar y mandar la mayoría del dinero ganado... aunque al poco tiempo me di cuenta que esto no iba a ser así.
Empecé un viaje debiendo a mis "socios" 2.500 dólares USA. Lo que no sabía es que al aterrizar en España y emplazarme en la vivienda la deuda se multiplicó por cinco.
Me llevaron a un chalet a las afueras de la capital, rodeado de bosque, zonas intransitables y olor a naturaleza. Me recluyeron allí dos días sin salir, a base de comidas precocinadas, con el tabaco restringido y sin posibilidad de asearme en condiciones. Me prohibieron hablar con las demas internas bajo amenaza de muerte. Al día siguiente, me aislaron para no tener contacto nada más que con mis "captores". El miedo me ganaba.
---
La tarde del tercer día me dieron una toalla, ropa limpia y me condujeron al baño para tomar una ducha. Me sentí en la gloria, notando el difuso chorro de agua caliente envolviendo mi cuerpo.
Pero la felicidad duró poco. Uno de ellos, grande como un ropero, entro en el aseo y me dijo que terminase y saliera. Me dijo, también, que me pintase un poco, que nos íbamos de fiesta.
---
Un cuarto de hora más tarde estaba con otras cinco compañeras en una furgoneta camino Dios sabe donde. Me miraban de arriba abajo, y se reían.
-¿Dónde vamos? -pregunté.
-Pues a follar, no te jode!! Tendrás que pagar la deuda como todas...
Me puse a llorar. El rimmel barato que me había aplicado se unió a mis lágrimas, cruzando mi cara como dos trazos de un pintor. La chica que tenía a mi derecha me pasó su mano por mis mejillas y rebanó gran parte del fluído.
-No llores, tarde o temprano te acostumbrarás...
Se me pasó de todo por la cabeza, mis hijas, mi madre, este maldito viaje para conseguir plata ...TODO.
---
Llegamos a un club en una carretera sinuosa. Nos bajaron y entramos. Allí nos pusimos ropa que había en un almacén de bebidas y uno de los que me parecía jefe de la cuadrila esta me dijo que fuera amable con la gente que entrase y que me prostituyera, el camino de mi libertad era ese. El precio a pagar.
Salió del almacén y todas me dieron ánimos, que hiciera de tripas corazón y que pensara que ESO era por el bien de mi familia. El reporte que tengo de mi primera noche fue nefasto. Tuve que acostarme con un camionero asqueroso que olía fatal y con otros dos más normales que éste. Lloré a rabiar.
---
Los días iban pasando y no me aclimataba a la realidad. Cuando terminábamos la labor en el club, nos subían al chalet y nos hacinaban en un cuarto grande con literas para descansar. Empapé todas las noches la almohada de lágrimas recordando a mis princesitas y a mi madre...deseando que tod esto finalizase. Aunque era consciente que alguna de mis compañeras llevaba allí dos años y todavía no había saldado la deuda.
---
Durante las horas no fornicativas, las chicas nos contábamos nuestras vidas, mientras hacíamos castillos aéreos de nuestras pretensiones futuras. Imaginábamos vergeles al lado de nuestro ser querido, cantábamos, nos reíamos... pero no era mi lugar. No quería meterme en el roll de ser una puta para sus fines. Empecé a observar y estudiar pautas.
---
Los dos últimos Martes de cada mes no bajaba al club, esos eran mis días de descanso(?). A no ser que fuera una víspera o un festivo. Perdía el tiempo en escribir cartas a mis nenas, diciendo que estaba ganando poca plata y que no llamaba para ahorrar así esas monedas para nuestro reencuentro. Me derrumbaba ante tamañas mentiras. Las dibujaba a las dos, esas caras inolvidables y preciosas, besaba el papel, lo apretaba a mi pecho.
---
Un Martes hubo fiesta gorda en el chalet. Se oía el jolgorio desde mi habitación. Era una fiesta gorda de alcohol y otras sustancias.
Alguien vino, abrío la puerta de nuestra habitación y me dijo que me acercara. Me agarró fuertemente el brazo y me guió hasta el salón.
La mesa de la estancia estaba llena de botellas de alcohol, droga y armas. Nuestros captores borrachos y descamisados. El que me abrió la puerta me llevó hasta el tresillo donde estaba un señor(?) semitumbado y me dijo que le practicara una felación.
El hombre, borracho como una cuba, decía que no, con su cabeza apoyada en el sofá.
El tipo que me bajó se acercó a mi y me dijo -"Chúpasela". Le dije sumisamente que él no quería.
-Entonces, vete a por hielo.
Me fui a la cocina a por el hielo y al entrar en ella observé que la puerta que daba a la parcela estaba abierta. Era el momento de irse de allí. Dejar las vejaciones a un lado. Correr y empezar de nuevo.
---
Corrí. Hasta el final del terreno, vi una vieja barbacoa por la que trepé y engañé la valla de protección. Caí a plomo. Sin dolor. El éxtasis que me producía correr en libertad desdeñaba mis pequeñas heridas. Lloraba a carcajadas, situación indescriptible, los pulones se me llenaron de aire nuevo y revitalizante. Corrí en dirección contraria al camino, monte arriba. Las caras de mis hijas eran fotogramas coloridos que pasaban de derecha a izquierda acada paso que daba. Todo había ACABADO.
---
Alguien no tan borracho, y más rápido que yo se dió cuenta de mi huída. Me descerrajo un tiro mortal y caí muerta al suelo. Mis intentos de libertad se quedaron al lado de la cepa de un árbol.
Pero seguía llorando, muerta o no, no lo sé todavía. No sé si es un mal sueño, si son mis pesadillas, aún confío en que sólo sea un mal sueño. O será el AMOR que profeso a mis princesas,
todavía espero despertar y preparar mate para todas y que tres grandes besos hagan que mis ojos brillen de nuevo. Entonces sería un sueño. Habrá amanecido...
(...te pido, por favor, que escuches la canción...)
---

---
(Dedicada a Menda, entrada+canción, se que te va a molar)
Gracias a todas/os por llegar hasta aquí. Siento la tristeza.

10 comentarios:

CHOPINGO dijo...

se que ya pasastes por eso,tienes la experiencia...
pienso ,que el hilo es fino...pero fuerte.

anselmo dijo...

¿va a ser con trazos autobiográficos?...que interesante

yo,lamiss dijo...

Ya te estoy imaginando con los zapatos rotos... y los bombachos sucios...

Menda dijo...

Mmmmm....creo que me va a gustar.....

Menda dijo...

Me he quedado pensando.....por qué dos entradas semi iguales?
Qué hay de nexo común?

Menda dijo...

Mmmmmmmmmm, es por como usar las palabras, sin duda........
Sí!

Julito dijo...

Yastá el Agus dejándonos la miel en los labios

El Agus dijo...

Menda, como Blogger es tonto, me dijo que había un error y no se había publicado el asunto. Repetí la entrada (parecida) y me volvió a decir lo mismo. Menos mal que no me obcequé, si no tendría 140 o 150 entradas publicadas este mes.
Espero os guste.
Gracias a todos/as.
El Agus

Menda dijo...

Joder, Agus.....si te tuviese cerca te daba un abrazo a lo bestia, te lo juro.....

Gracias por el relato ( no es ese tipo de gracias que se dan tan banalmente, no......es un 'gracias' por hacerme sentir algo al leer esto).
La canción....sin palabras...

Esteban dijo...

Triste historia de verdad....... que le hace a uno pensar en muchas cosas.....

Yo nunca he visitado "uno de esos sitios" ni quierohacderlo. Me parece tan degradante que no sería capaz.

Un fuerte abrazo,

Esteban