jueves, agosto 13, 2009

Entretelas

Una mujer va a una tienda de confección a comprar.
-Hola, buenas.
-Buenos días, ¿qué desea?-dice el amable tendero.
-Quería unas telas, no tengo una idea clara, no sé...
-Algo económico?
-Sí, sí algo no opulento, sin bordados ni historias..., lisas a ser posible...
-Bien, tengo este tipo, caladas en lo bajo, ...¿son para cortinas? ¿para tapizar?
-No, son para echar a perder, lisas, económicas, sin pliegues ni rugosidades, lo más barato que tenga por ahí...
-En ese caso tengo estos retales que no guardan simetría, quzás podrían servirle. Ojee la bolsa.
El vendedor suelta en el mostrador una bolsa repleta de recortes que la dama estudia con buena cara.
-Algo como esto quiero..., sí, sí, me llevaré algo de mercancía, espere que voy un momento al coche.
La señora vuelve con una caja de cartón llena de botellas de vino vacías y la postra sobre el mostrador.
-Pues quiero llenar estas botellas de esas tirillas, son doce botellas, imagino que barato como me dijo.
El vendedor se queda perplejo por la petición de la señora. Rapidamente, su masa gris le hace rememorar el episodio en el que una mujer de avanzada edad le preguntó si vendía máquinas para poner cuellos a las camisetas y esgrimió una leve sonrisa.
-Por ser usted, 2 € el litro, pero tratándose de botellas de 3/4, 1,50 €, impuestos, transporte, embalaje, manutención, colegios especiales, y direccionamiento a centros de carácter psociópata.
-Gracias, muy amable. Me sacaría usted de un apuro si me enseñase a rellenar una de las botellas. No sé cómo hacerlo y el tiempo se me echa encima.
-Pues muy fácil. Se desliza parte de la franja de la tela por el orificio de la boca de la botella, se presiona con el dedo hacia adentro y a repetir el proceso. No tiene mucha historia.
-¿Puede hacerme una de prueba y me quedo con el mecanismo?
El tendero accede a hacer una mientras pone mala cara y le pregunta:
-¿Le dejo una puntita para afuera? ¿Son para cockteles Molotov?
-No, rellenelas bien, tengo visita esta noche y me ha dicho mi marido que esta gente bebe "tela". Y aunque tengo vino, cerveza y Calisay, no quiero quedar mal...
-...que beben "tela" la visita...
-Eso me ha dicho mi marido, "tela", "tela"...
-Pues nada, llévese esto que fijo se beben también las existencias que tenga por el hogar. Ojo!! Esconda el Salfumán y el KH-7.
-No se preocupe, mi hijo se llevó el portátil, no se meterán en esas páginas...
El dependiente empaqueta la mercancía, se la introduce en la caja y le mira con cara de agrado.
-Nueve
-¿Llueve? Si hacía un sol radiante.
-Nueve euros, los asuntitos estos...

La terca señora afloja el bolsillo. Da las gracias y camina hacia la puerta de salida.
-¡¡¡OIGA!!!!
_Dígame, Señora, que me tiene en ascuas...
-Usted, ¿tiene botones para vender?
-Sí, Señora...
-¿A cómo van?
-A 18 euros el metro cuadrado.
-Mi nieto, que se tiene que disfrazar... gracias
-A usted, Señora...
(El dependiente abre un sobre de azúcar que vuelca en su boca)
-
-
-
-
-
(Gracias por llegar hasta aquí)

2 comentarios:

Menda dijo...

Dios, qué grande!!!!!! Molotov dice........ Cuando vuelves, lo haces con mayúsculas eh?

Abrazo, godo.

S. dijo...

jajjaaa