lunes, marzo 17, 2008

El niño del "palito"

Recuerdo pocas cosas de mi etapa en Sotillo de la Adrada. Fue de los catorce a los diecisiete. Normalmente estaba sedado por mi enfermedad y estaba en una nube. Cuando bajaba de ella, era perfectamente consciente de mi retraso y de mi existencia.

Dormía en una habitación que daba a la calle Canciller de Cebrejo, callejuela de no más de tres metros. Normalmente de poco paso hasta la tarde.

Como no iba al colegio, disfrutaba de mis horas de asueto en la estancia leyendo tebeos de Roberto Alcázar y Pedrín y clásicos de la literatura contemporánea, que a día de hoy, creo que me desarreglaron más.

Mi hora favorita de lectura era la tarde, las cuatro ( o asín), me empapaba los textos de las amarillentas hojas disfrutando del silencio sepulcral que imperaba por la callejuela.

Un día, la historia tornó a fracaso. Un humilde chiquillo de tres o cuatro años tocó en el cristal de la ventana. Desvié la buena posición de la cortina y me le encontré pegado al vidrio.

-Quieres algo? Le pregunté

No hallé respuesta por su parte, se me quedó mirando, nos miramos y salió corriendo.

Proseguí con la lectura, sin saber el daño emocional que me estaba causando.


Una semana más tarde, a la misma hora, el zagal golpeó varias la reja del ventanal con una vara.

Me incorporé del asiento, corrí la cortina y observe al niño como se reía con el palo apoyado en el suelo mirándome fijamente.

Fui a la entrada de la casa, abrí la puerta y ya no estaba.Se desvaneció.

Perdí el afán por encontrarle en los tres o cuatro meses que el niño de los cojones venía todos los días a dar con el palito en las rejas de mi habitación. Yo continuaba con mi medicación y me recomendaban los médicos reposo y tranquilidad. Mis tíos Julito el cocinero y Javier el del Barça hacían de mí un ser autosuficiente. Les conté la historia, no me creyeron.

Un día de somnolencia, aproveché que todos estaban dormidos (?). Salí del casón, y me subí la calle y me metí en Ca Hilario a tomarme un anís. Eran las cuatro menos cuarto. El tocapelotas solía pasar a las cuatro, más o menos.

De repente, veo bajar a un mocoso con un balancín de madera a toda hostia por Canciller de Cebrejo...


Era él. No llevaba la gorra ni el palo, pero era él. Le seguí, escondiendome por las esquinas que él sorteaba. Bajaba a toda hostia, a tumba abierta, vamos. Le veo que para justo en la ventana de mi casa, aparca el puto caballo de madera en el otro lado y saca una vara del desagüe de la casa adyacente y empieza a golpear la reja, repleto de vigor y felicidad.

Corro la puta calle hacia abajo y casi llego a él. Cada vez me acerco más, ya casi le tengo, veo como gira la cara y zas!! le tiro de un empujón del asqueroso caballete y nos vamos al suelo.

Estando encima de él y apuntandole con el puño a su cara le pregunto:

_¿Qué hostias quieres?

A lo que me responde:

_Que, ah!!, si te quieres venir a jugar, estoy cansado de estar SOLO!!

Le incorporé, le pedí disculpas, dos tabletas de pastillas que tenía en los cajones se las regale, le quemé el caballo y le introduje en el sadomasoquismo. Hace muchos años que vivimos feliz y descerebradamente en Madrid.

El Agus.

(¿queríais un final feliz?)

9 comentarios:

Yo, la miss dijo...

Blog bastante inquietante.
¡No me´xtriñe que esté usted en tratamiento!.
Leeré sus paranoias con detenimiento.

Nenita dijo...

Jajajjajjajajjaj. Ayyyy pobre niño!! qué tierno! el pobre quería que fuerais amiguitos y tú casi le partes el hocico. jajajja.Mira que eres bruto agus eh! ajjaj. No me esperaba el final. Mencantó ;)

Besossssss

Celular dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
el agus dijo...

El comentario de arriba se ha suprimido por ser de dudosa procedencia y contener un enlace peligroso, creo.
Nunca suprimiré críticas por duras que sean, pero tampoco quiero que NADIE use este canal como foco de virus, amenazas informáticas ni enlaces de dudosa procedencia. ahora bien, enlaces sobre la cría y mantenimiento del ñu en cautividad, enlaces sobre amasadores de pan con record mundial y campeon@s cojas de triatlon, podéis dejar publi aquí sin problema, os esperamos con el único brazo abierto.
El Agus

el agus dijo...

Yo, la miss: echalé de vez en cuando un vistazo a mi blog, lo mismo te ríes que te da asco, así es la vida...
Nenita:me encanta que te guste, me gusta que te encante, son paranoias, sólo el quehacer cotidiano es la puta VERDAD. La vida en sí es lo único racional (?). Besos y escribe más, aunque sea sobre lo que ves a tu alrededor...
Esperando me tienes...

Oscar dijo...

No veo nada bien que bebas anis mientras te medicas.... tu sabras.... asi te pasa... luegos ves niños a caballo por ahi.....

Anónimo dijo...

Pos yo labria introducido un cuchillo jamonero modelo "Aquitelash Dentodas-v.3" por via rectal y aluego labria meao nel cacas pa ver si lescocía... al niño del palito me refiero.
Gracias mil por dejarme dar mi asquerosa opinión sobre tan desdichado asunto.
Siempre anhelantementente suya:
El Xabton.

Anónimo dijo...

Has comido alguna vez fabada en bolsa? has visto por casualidad la pelicula La Aceituna fuera de Obraian? Has escuchado a Jean Jacques el Subnormal? te has enterado que un camion de 100 toneladas atropello a una anciana de 87 años y el conductor salio ileso? y aquel que perdio un ojo en una reyerta y lo encontro en un mercadillo del mar menor? Conoces a Serafin Corcho Pila? y a Pablo Muslogoma Rocitis? y a la viuda de don Folke Perzon? pus yo si. KV.)

lôgän dijo...

de sotillo tenia que ser el puto niño del palito...
pero no fuiste tu quien le introdujiste en el sadomasoquismo, el niño no jugaba siempre solo, pues era el objeto de nuestros juegos, ya que como buenos habitantes de La Adrada y como bien sabes, eternos enemigos de sotillo de la Adrada, sotillense que caia en nuestras manos, sotillense que empezaba a apreciar las virtudes y bondades de la introduccion por sus diversos orificios de cactus de distintos tamaños... y es que con nosotros aprendio a dar por culo